En los últimos años se ha incorporado la tecnología Láser en el remodelado corporal.

Su aplicación, a través de una mini incisión por medio de una fina cánula, permite licuar la grasa del tejido celular subcutáneo por efecto calentamiento, pero añadiendo otros dos efectos positivos sobre el área tratada.

  • Efecto coagulación, lo que implica una reducción importante de los hematomas.
  • Estimulación de la formación de colágeno y fibroblastos en la zona tratada, lo que implica una mayor retracción cutánea de la misma y mejor adaptación al nuevo contorno corporal. Esto nos permite evitar o minimizar cirugías de contorno corporal en las que se precise resección cutánea.

Los cuidados postoperatorios serán los mismos que en una liopoescultura clásica, faja postoperatoria, masajes de drenaje linfático, aunque la recuperación por lo comentado anteriormente es algo más rápida.