Nuevos enfoques en el abordaje del rejuvenecimiento facial

En los últimos años, los tratamientos para conseguir un rejuvenecimiento facial han aumentado de forma importante, ligeramente frenados por la crisis económica que padecemos. En ellos incluyo todos los tratamientos posibles, cutáneos (peelings, mesoterapia, vitaminas), toxina botulínica, rellenos (ácido hialurónico, hidroxiapatita cálcica, polialquilamidas), hilos tensores y la cirugía mínimamente invasiva. Anteriormente, el cirujano plástico se ocupaba sólo de la parte quirúrgica y, o bien dejaba de lado las otras partes, o bien las delegaba en un profesional de otra área. Hoy en día, donde los pacientes quieren tratamientos poco agresivos, de bajo coste y que prácticamente no alteren en nada su agenda laboral, es imprescindible el abordaje de este proceso natural del envejecimiento facial, desde el punto de vista de tratar todas las partes que se ven implicadas en conjunto. Es decir, no podemos ir cada profesional por su lado, sino que el plan de tratamiento ha de incluir todas las partes del proceso, piel (limpieza, nutrición, regeneración, retensado), recolocación de tejidos (rellenos de volumen, recolocación quirúrgica), hábitos alimentarios, control fuerzas musculares (toxina botulínica). Este enfoque multidisciplinar del problema es el que hará que consigamos unos resultados mejores y más duraderos, con un buen aprovechamiento de los recursos económicos de los pacientes.

Plan de tratamiento

La actuación ideal una vez tenemos al o la paciente en su primera visita, será realizar un interrogatorio y una buena exploración física del mismo. Con ello conoceremos cuales son los deseos y aspiraciones de los pacientes, y por otro lado los profesionales veremos cuales son las necesidades y posibilidades de tratamiento que podemos ofrecer.

1ª fase

En mi opinión, lo primero a mejorar es la calidad de la piel. Los pacientes que solicitan este tipo de tratamientos oscilan entre los 40-70 años, edad en la cual la piel ya ha sufrido un deterioro por la exposición solar, embarazos las mujeres, tipo de actividad laboral, procesos de aumento y descenso de peso, etc. Por tanto, el conseguir una piel limpia, reduciendo o incluso eliminando las “manchas” tan odiadas, aportar luminosidad y tensión a la misma, es el inicio del tratamiento de rejuvenecimiento facial.

Cremas, serum y geles faciales

Esta primera fase consistirá en la aplicación de unas cremas-serum faciales, que eliminen capas muertas de la epidermis y favorezcan la regeneración dérmica, reduzcan y prevengan la aparición de manchas, hidraten y reduzcan la oxidación de la piel. Disponemos de múltiples clases de cremas ( Vitamina C, ácido glicólico, retinoico, etc.). En función del tipo, calidad y necesidades de la piel, elegiremos las más adecuadas, ya que habitualmente combinaremos 2-3 de ellas de cara a conseguir una potenciación de efectos. Este tratamiento será permanente y sólo cambiaremos el tipo de crema en función de nuestros objetivos y fase del año en la que nos encontremos.

Peelings químicos

Para potenciar el efecto de estas cremas disponemos de los “peelings”. Estos consiguen en la aplicación de diferentes productos químicos, derivados de frutas y plantas, con los que conseguiremos actuar en las diferentes capas de la piel. Se pueden clasificar en peelings superficiales, medios y profundos, en función de la capacidad que tienen de profundizar en las capas de la piel. Hay diferentes tipos, ácido glicólico, azelaico, salicílico (pieles acneicas), fenol tamponado, etc. En función del caso elegiremos el que convenga a nuestros intereses. Son indoloros o ligeramente molestos en el momento de su aplicación, no alterando el ritmo de vida los superficiales y los medios producen una moderada descamación cutánea que dura 2-3 días, lo cual crea una ligera incomodidad. Se aconsejan en la fase de choque entre 4-8 sesiones espaciadas unas 3 semanas y posteriormente un mantenimiento cada 2-3 meses. Los intermedios oscilan entre 2-4 tratamientos al año con una separación de entre 1-3 meses.

Mesoterapia

Se trata de la aplicación de un conjunto de vitaminas, acido hialurónico y agentes estructurantes de la piel a nivel intradérmico con una aguja muy fina. Es un procedimiento ligeramente molesto, que se puede atenuar con la aplicación previa de anestésicos tópicos. Se aconseja iniciar con 4 sesiones espaciadas 1-2 semanas y posteriormente realizar 1 sesión de mantenimiento cada 2 meses.

2ª fase

En esta fase, es donde hemos de tratar el descolgamiento y pérdida de volumen de diferentes zonas de la cara. Disponemos de opciones poco agresivas como los rellenos de arrugas y de aporte de volumen, tratamientos más agresivos que requerirán de cirugía que comentare en la 3ª fase, o bien una combinación de ambos. Para estos procedimientos utilizaremos rellenos de acido hialurónico, en sus diferentes concentraciones en función del nivel cutáneo sobre el que se quiera actuar, y la hidroxiapatita cálcica (Radiesse) para relleno a nivel intermedio y profundo. Por otro lado se puede utilizar a su vez injertos de grasa autóloga, que se comentan en otro apartado. Estos rellenos se realizan de forma ambulatoria, bajo anestesia tópica o algún bloqueo regional, en función del área a tratar, y con un proceso post-colocación que altera poco o casi nada la actividad habitual de los pacientes. En la actualidad, intentamos recuperar ante todo los volúmenes perdidos con el paso de los años (pómulos, línea mandibular, mentón y mejillas), para posteriormente centrarnos en las arrugas tanto superficiales como los pliegues de expresión, habitualmente más profundos.

3ª fase

Hay pacientes en los cuales, bien por querer un resultado más vistoso bien porque los resultados con las técnicas anteriores serian pobres, hemos de pasar a realizar técnicas más invasivas como son los tratamientos quirúrgicos. No obstante, estos también intentan minimizar la agresividad de los mismos, de cara una recuperación más rápida y resultados que respeten al máximo la naturalidad. Dentro de estas técnicas, destacan:

· One Stich Point:

una incisión en la zona de la patilla de una 4 cm de largo nos permitirá realizar un rejuvenecimiento moderado del tercio medio e inferior de la cara, tiempo quirúrgico de 1 hora, bajo anestesia local y en régimen ambulatorio. Tiempo de recuperación 5-7 días.

· Blefaroplastia + suspensión 1/3 medio facial:

al realizar la blefaroplastia para rejuvenecimiento de los parpados, se aprovechan las mismas inciones para recolocar los pómulos en su situación previa por medio de una sutura que se fija en la fascia temporal. Tiempo quirúrgico de unas 2 horas, en régimen ambulatorio, bajo anestesia local + sedación. Tiempo de recuperación 7-10 días.

· Macs –lift:

Es una técnica de cicatriz corta, limitada a la región temporal y preauricular, con un despegamiento cutáneo limitado, y que por medio de 3 suturas en forma de loop, consigue recolocar las partes blandas de la cara en su posición original, siendo sólo preciso a nivel cutáneo realizar un pequeño estiramiento vertical. Se puede asociar a procedimientos a nivel cervical y 1/3 superior de la cara en caso de precisarlos el paciente. Tiempo quirúrgico 3 horas, bajo anestesia local+ sedación o anestesia general. Tiempo de recuperación entre 12-15 días.