El Lifting facial o Ritidectomía, es la cirugía que permite rejuvenecer el aspecto de la cara y el cuello. En ocasiones el envejecimiento de la cara no se presenta de forma global, lo cual hará que se trate la zona afectada, sea el tercio superior, medio o inferior. Se asocia frecuentemente con la blefaroplastia. Existen diferentes técnicas quirúrgicas para conseguir los resultados deseados que van desde las técnicas de incisión corta con plicatura del SMAS (MACS Lift), a técnicas clásicas de despegamiento cervicofacial. Todo ello para devolver un aspecto más joven y descansado. Últimamente se ha incorporado la suspensión facial con hilos que es una técnica minimamente invasiva, que sin lograr los mismos resultados proporciona una mejoría sustancial.

Anestesia

  • Local y sedación.
  • Para algunos casos general.

Incisiones

  • Pre y retroauriculares, poco visibles en tres meses.

Complicaciones

  • Hematomas y edema facial entre dos y tres semanas.
  • Neuropraxia ramas periféricas nervio facial, reversible en semanas.
  • Trastornos de la cicatrización.

Instrucciones postoperatorias

  • Vendaje durante 24-48 horas.
  • Frío local en las primeras 12 horas.
  • Aconsejable el drenaje linfático a partir del 4º día.
  • Retirada de puntos en 5-7 días.
  • Uso de crema hidratante y/o filtro solar una vez retirados los puntos.